lunes, 17 de junio de 2013

ASESINATO FASCISTA EN PARÍS

El pasado 5 junio en las inmediaciones de la estacion parisina de Saint-Lazare tuvo lugar otra agresión fascista en la que, lamentablemente, el joven antifascista Clément Méric fue asesinado por el fascista Esteban Morillo.

Tras encontrarse Clément y unos amigos con un grupo de neo-nazis, en el interior de un local comercial, les hizieron patente su rechazo de forma pública. Los fascistas al verse increpados respondieron con violencia, su modus operandi habitual, mediante un conato de enfrentamiento que fue evitado por el personal de la tienda en la que se encontraban. Tras esto los neo-nazis abandonan la fiesta esperando en la calle a Clément y sus amigos para agredirles en cuanto se vuelven a encontrar causando la muerte de Clément por los golpes recibidos en la cabeza por parte de Esteban Morillo, al parecer mediante un objeto contundente como un puño americano.

Este suceso alcanzó el grado de noticia en los mass-media debido a su desenlace ( y quizá a ese gen que compartimos humanos y tiburones) no sin cierta razón porque, en honor a la verdad, las agresiones fascistas, en los últimos tiempos, han alcanzado una regularidad que las hacen habituales.

Como era de esperar el tratamiento de la noticia fue de lo más dispar. Desde medios de corte “conservador”, que alegaban que los provocadores del incidente fueron Clément y sus compañeros antifascistas y que los fascistas actuarón en legítima defensa siendo la muerte algo trágico y accidental que se produjo por que al caer al suelo Clément se golpeo la cabeza con el bordillo o con un bolardo, hasta los de corte “progresista”, que no exime a los fascistas de su responsabilidad e intenciones pero que si retrata el suceso como un enfrentamiento entre extremos antagonistas y se incide en el origen español del agresor (haciendo gala de un chauvinismo que puede ser uno de los motivos por los que el fascismo identitario tenga tanto arraigo en la sociedad francesa)

Sin embargo esta forma de presentar los hechos que pretende criminalizar a lxs militantes antifascistas de izquierdas equiparandolos con los grupos fascistas no hace, a nuestro juicio, más que delatar una debilidad de la sociedad civil. Lxs vecinxs dejan campar a sus anchas por las calles a estos grupos fascistas, sin mostrarles su rechazo públicamente, mientras no sean ellxs los agredidos y, precisamente, para no convertirse en blanco de sus próximas agresiones.

Ese miedo es comprensible, lxs antifascistas también lo sentimos, pero negar la existencia de una realidad que tenemos frente a nosotrxs no hace que desparezca, muy al contrario, nos convierte en cómplices. Solo la unión entre lxs vecinxs y ciudadanxs nos hará vencer el miedo, al ver que no estamos solos, y nos proporcionara herramientas para que los fascistas no tengan espacio en nuestras calles y barrios.

De nada valen las declaraciones de François Hollande sobre la ilegalización de los grupos violentos de extrema derecha, que se quedarán en 4 gestos más espectaculares que efectivos y que se traducirán en más presencia policial para poder ejercer mejor el control social y por tanto la represión a todo movimiento que ponga en tela de juicio el statu quo vigente (lo hemos visto tantas veces y en tantos escenarios), la lucha contra el fascismo es y debe ser popular, lo cual se reflejara en las instituciones, pero no puede venir de manos de aquellos que son una parte más del problema (el fascismo no son solo los grupos neo-nazis).

Ultimamente parece haber un ascenso de la ultraderecha en toda Europa, tal es así que no tienen ningún pudor en emitir sus amenazas (tras la aprobación del matrimonio homosexual en el Estado Francés la fascista Brigitte Bardot anuncio que habría sangre) y hacer lo posible por cumplirlas para que luego los responsables políticos del fascismo se desvinculen de los hechos y sus autores. Es necesario mostrar alto, claro y sin reservas nuestro rechazo a sus posiciones de manera inmediata antes de que sea demasiado tarde y tengamos que lamentar más muertes.

Desde aquí queremos mandar nuestras condolencias y apoyo a los familiares y amigxs de Clément así como denunciar la manipulación mediatica y politica de este asesinato fascista.

Nostrxs no olvidamos, Ninguna agresión sin respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada